Escaramuza Rancho El Herradero

General - Comentario -

Existen historias que se tejen literalmente hablando, esa es la particularidad de Macarena, diseñadora con un Atelier de vestidos para Escaramuzas y además Dama de a caballo, poseedora de una gran sensibilidad e inteligencia que se pueden palpar al cruzar unas palabras con ella.

Tuvimos una corta pero ilustrada charla para dialogar sobre el singular vestido de Escaramuza de su autoría. Vestido que porta el equipo de Escaramuzas del Rancho El Herradero en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco. Macarena define a cada vestido realizado en su Atelier como “una historia para contar” y comenzó por hacer una remembranza del vestido que hoy es un sincretismo entre la cultura española y la mexicana, aunque precisó no poder encontrar el eslabón perdido entre el vestido puramente nacional y el peninsular flamenco.

Como es de esperarse este vestido cumple con el reglamento oficial del deporte nacional, un arreo femenino confeccionado con muchas características ocultas a simple vista, pero que son una obra de arte. Macarena construyó el vestido alejándose de lo comercialmente existente en las bodegas de telas, a tal grado que mandó hacer su propia tela, dando en su plática poco a poco detalles para develar el hermético diseño.

La forma del vestido está elaborada para dar la impresión de ser una sola pieza, entallado equilibradamente para permitir las evoluciones dentro del Lienzo. El pecho tiene alforzones hechos a mano en la parte central que parten del cuello reglamentario hasta la cintura en la que se puede ver claramente una frontera por el contraste del color verde del rebozo que divide así el vestido entre una blusa y un faldón de grandes aires.

Los lunares blancos en diferentes tamaños forman un entramado visual que le da armonía precisamente al vibrante rojo, el cual predomina en su conjunto, este entramado se va diluyendo conforme baja hacia la falda del vestido, permitiendo simular un meneo por sus cuatro olanes de doble vista que le dan volumen y movimiento visual a la falda.

Así cada uno de los cuatro olanes tiene la función de romper la geometría anterior de su estructura, el primero de los cuatro, del mismo tono rojo tiene diminutos puntos blancos ordenados en un patrón simétrico que pareciera tener un bies del mismo tono verde del rebozo que ciñe la cintura, pero es por la doble vista, el segundo olán crecen los puntos hasta ser lunares acomodados simétricamente pero sin llegar a ser tan grandes como la parte de la blusa, el tercero es del mismo patrón de la blusa y el último olán es de franjas verticales en blanco y rojo que le otorgan un remate que tiene toda la intención de simular constante movimiento.

Macarena atrapa con su conversación y define en este caso a su diseño como una historia irrepetible porque sus vestidos son confeccionados para que precisamente hablen, tengan un diálogo con el espectador y proyectan una personalidad bien definida para la mujer que lo use. Por último, me atreví a preguntarle si cada vestido que diseña tiene el mismo proceso de un vestido de novia, a lo cual respondió que son similares, pero que cuentan historias y sentimientos diferentes.

Para conocer más sobre la Escaramucera y diseñadora Macarena, visite Instagram: @macarena_disenos

Compartir 
Ilda
Que bonitas fotos, excelente trabajo salen hermosas

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + 7 =
Últimas entradas
Categorías
Ver anterior Ver siguiente